Seleccionar página

 

Gracias a uno de vuestros comentarios he descubierto http://ardour.org/ un DAW (Estación de Audio Digital) open source y multiplataforma. Gracias!

Una de las respuestas a mi tweet anunciando que el proyecto CreaPodcast ya era un podcast y que estaba disponible, fue una pregunta de Roger Baldomà @twitter handle: “¿Tu estas jubilado?”. Y sería argumentable que no es para menos. La semana pasada publiqué 4 episodios de podcast, los dos iniciales de creapodcast, uno de zetatesters – que duró casi una hora y media – y uno de Mossegalapoma más de una hora.

Pero resulta que justo esa semana empecé a dar las clases del cuatrimestre de primavera en la universidad, donde además tengo unas cuantas obligaciones en temas de investigación y gestión, y ah, sí: soy padre de familia con dos niños que me piden un montón de dedicación.

Así pues : 1, no estoy jubilado, y 2, ¿cómo es que soy capaz de producir tantos podcasts sin estar jubilado?
Esta pregunta tiene muchas respuestas posibles, para empezar me lo paso muy bien creando podcasts, por otro lado es una oportunidad de hacer cosas con mis amigos estrechando los vínculos. Pero la respuesta más relevante par este programa es que tengo montado un flujo de trabajo, un workflow, que me permite producir podcasts de forma muy eficiente.

Cuando en el año 2007 me uní al podcast Mossegalapoma.cat en el episodio 07 (llevamos 350 y pico), Tomas y yo dedicábamos mucho esfuerzo para grabar, producir y publicar cada episodio. La post-producción de cada programa duraba muchas horas. Tanto que a veces pasaban días e incluso semanas entre grabación y la publicación de cada episodio.

Cortábamos, pegábamos, ajustábamos volúmenes, añadíamos música y nos complicábamos la vida. El programa solía sonar fatal y un montón de veces Tomas me llamaba a las 10 de la noche – Whatsapp y Telegram no existían entonces – para decirme que un oyente se quejaba de la calidad de sonido, que había que corregir algo. Y ya me tienes tocando algún parámetro y actualizando el audio del programa a horas intempestivas.

Entonces, poco a poco, Tomás empezó a encargarse más de la pre-producción y producción del programa (pensar temas, buscar invitadas e invitados y escribir el guión… esto llevó cola pero ya hablaré de guiones otro día), mientras que yo me empecé a encargar de la grabación y de la postproducción.

Esta especialización nos llevó a empezar a pensar – y hablar – del programa en términos de Workflow. Para publicar el programa se tenían que hacer una serie de tareas distintas e interrelacionadas. Trabajar en equipo nos ayudó a ser consciente de la importancia de diferenciar las distintas fases de la producción del podcast. Y esto me ayuda ahora al trabajar solo – mientras espero que Tomas se sume al proyecto – … ahora al trabajar solo me ayuda tener un workflow claro y partir el trabajo en tareas pequeñas. Cada tarea puede ser abordada y completada que puedo abordar en distintos momentos, con distintos requerimientos de tiempo, equipo y espacio.

El guión de este episodio lo he pensado en la ducha- !en serio!-, y el guión lo he escrito en la habitación de mis hijos mientras espero que se duerman… en vano. Grabaré el programa en el estudio de casa o en el estudio de la universidad después de grabar el Mossegalapoma o el Zetatesters. Y publicaré la entrada en el blog cuando tenga un momento y conexión de banda ancha.

En 11 años Tomás y yo, y más adelante Carles y Dani, hemos cambiado – hemos rediseñado – muchas veces el workflow. Esto ha afectado a donde hemos grabado, el equipo de grabación, el software usado, la estructura de los programas, la frecuencia de los programas e incluso creando una marca dentro de la marca del programa para hacer contenido que se salía de la norma ( Minuts Mosseguis en Mossegalapoma ) y los Extra-Ball en ZetaTesters.

De momento no voy a hablar de la parte del workflow que afecta al contenido que estás creando. Es importante, muy importante y hay que trabajarlo y mejorarlo. Pero en mi opinión es importante resolver primero el workflow de creación de audio.
Si no dominas y te sientes cómodo en la parte de grabación y post-producción de audio, es algo que se va a entrometer en tu proceso creativo y va a hacer que todo sea mucho más difícil. Si no dominas la parte de audio y ahora lo que quieres perfeccionar es el contenido lo mejor es que te dediques a bloguear, o que encuentres un técnico de sonido.

Alguna vez he hecho una entrevista por Skype o similar, y he tenido problemas… y es horrible. En un momento en el que debes estar concentrado en la persona con la que vas a hablar, creando una atmósfera de confianza y rappor… estás peleando-te con el micro, el DAW – el programa de grabación – o el soundflower.

Si tienes un técnico de sonido que pueda encargarse de la grabación mucho mejor. En Mossegalapoma y Zetatesters hemos contado y contamos con la ayuda de voluntarios e incluso a veces becarios – como Miquel Angel, Sergi, Koopa (autor de HTZ), Jordi de Apple Essencia o Raimón Lapuente.

Normalmente yo he sido el miembro del equipo que más entiende de audio, pero siempre que puedo delego en alguien que haga de técnico de sonido para concentrarme en el programa. Montar un estudio, aunque sea casero de grabación, es una tarea que exige concentración y precisión en lo que estás haciendo. Y te distrae de lo que vas a contar.

Cuando no tengo un técnico de sonido que me eche una mano, necesito workflow bien automatizado y que yo lleve por la mano para poder concentrarme en el podcast.

Eso no viene de golpe. Al aprender una nueva técnica o tecnología hay que pasar por todos los pasos y ascender por la curva de aprendizaje. Cosas que al principio parecen complejas y te sientes torpe haciendo, al cabo de un tiempo una vez entiendes los principios y le pillas el truquillo se convierten en sencillas y las haces automáticamente.

Algo tan complejo como cambiar de marcha, lo hacemos sin pensar, de forma que mientras lo estamos haciendo podemos hablar con otra persona, pensar en nuestras cosas o escuchar un podcast.

Así pues, tenemos que dominar un workflow de audio para que deje de entrometerse en nuestro proceso de crear contenido. Debes empezar por definir uno o varios workflows que estén dentro de tus posibilidades en lo que refiere a las siguientes limitaciones: espacio donde grabar, equipamiento, software y tu habilidad en este momento para configurar y editar el audio.
Actualmente estos son los 3 workflows de grabación que uso actualmente.
1- Pocos participantes/micros. Ya sea en una habitación que llamo estudio o en la cocina ( ahora en invierno que hace frío) grabo en casa. Sea yo solo o con uno o dos amigos grabamos usando el Mac, una interfaz de audio USB y micros direccionales o de condensador. Grabamos el programa siguiendo un guión más o menos elaborado, sin poner cuñas de audio ni música. Estas las añado en postproducción usando el DAW, esto lleva un rato pero al haber pocas pistas de audio no es demasiado tiempo.
2- Grabación por skype. Es posible redirigir el audio de Skype directamente al DAW con varios programas – como audiohijack o soundflower -, pero yo prefiero usar el skype en el tablet y conectar la salida de auriculares del tablet a una entrada de la interfaz de audio. De esta forma tengo varias ventajas: (1) Mi interlocutor siempre me escucha a través del micrófono del tablet. Una cosa menos de la que preocuparme. (2) Tengo varios puntos de control del volumen al que grabo el audio de skype. (3) Grabo el audio de skype y los micrófonos que tenga en el estudio o en mi cocina en pistas separadas. Esta configuración me obliga a usar un equipo adicional (un tablet o smartphone) pero simplifica el workflow y lo hace a prueba de bombas.
3) Falso directo. Nos reunimos en el estudio en la universidad 3 o 4 interlocutores. Los micros van conectados al interfaz de audio USB, pero adicionalmente tenemos un tablet con la salida conectada a una de las entradas ( o a dos para hacer estéreo), de la misma forma que hago en la configuración de Skype. Pero esta vez el tablet lo uso para lanzar las cuñas de audio. De esta forma grabamos el programa en una sola tirada. Sin cortes. En postproducción sólo hay que ajustar volúmenes, añadir algún efecto y el programa está listo para publicación.

Al diseñar un workflow hay que considerar varias cosas pero de momento quiero destacar estas:

1- La complejidad del montaje y tener el equipo listo para grabar. Esto depende del espacio, si tienes la suerte de disponer de un estudio fijo puedes montar una configuración super compleja. Pero si tienes que montar y desmontar cada vez quizás vas a optar por simplicidad. Por ejemplo a mi no me iría mal un micro USB para grabar mis episodios en solitario, que ahora grabo con un equipo para 4 micros.
2- Las cosas que pueden salir mal y las alternativas que tienes en cada caso. Esto lo vas a aprender a base de experiencia, o sea a base de sufrir. Mi configuración para grabar skype es fruto de varias experiencias frustrantes. Hace poco Carles Caño me decía que mi workflow es demasiado complicado y que el usaba audiohijack para grabar sus entrevistas en Presentástico y los Estra Ball de Zetatesters, hasta que al final me pidió donde conseguir el cable para grabar Skype usando el smartphone. El problema de las configuraciones de software es que se desconfiguran con demasiada facilidad.
3- Que yo sea capaz de monitorizar el proceso de grabación. El día que pierdas una grabación que pensabas que se estaba grabando entenderás de que hablo.
4- La cantidad y complejidad de postproducción necesaria. Por eso usamos el método del falso directo.

Fíjate que cuando estoy solo o tengo sólo un compañero no uso falso directo, porque el montaje del sistema con falso directo me lleva más trabajo del que me lleva añadir el audio en postpro. Con mi nivel actual de dominio del DAW. Todo depende de ti, de tu espacio y de tu equipo.

Así pues tienes deberes. Empieza a pensar en tu o tus workflows si quieres…
….Crear un podcast.